Pinocho


Y Pinocho lloró buscando consuelo en el muñeco que fue. Deseó tanto ser un niño de verdad..., que ahora, convertido en hombre, añoraba aquella vida anterior, sencilla y feliz.

La nostalgia le vencía cada vez que su naturaleza humana lo traicionaba. En adelante, tendría más cuidado. A veces, los sueños imposibles también se cumplen.

Comentarios