Volar

Era lo más parecido a volar. Había que esperar. A veces la fila era infinita. Demasiada chiquillería para cuatro columpios. Pero tras la impaciente espera, llegaba el desquite. Tomar impulso y despegar hasta las nubes. Ir y venir sintiendo el viento en la cara y la alegría desbocada en el corazón. Aterrizabas, las manos olían a hierro y la vida a felicidad.

Comentarios